En las clases del Centro Tecnológico Comunitario de la UTN Avellaneda.

Tienen entre 14 y 21 años y pertenecen a diferentes escuelas públicas de educación especial, entre ellas la EEE N.° 501 de Avellaneda, la EEE N.° 508 de Sarandí, la EEE N.° 503 y el Centro de Formación Integral N,° 2 de Wilde.

Cada viernes, entre las 8 y las 14.30 h, alumnos de estas escuelas se acercan a la Facultad Regional Avellaneda de la Universidad Tecnológica Nacional –muchos junto a sus padres– y participan de diferentes cursos que, como común denominador, hacen foco en el uso de energías no contaminantes, simulando desarrollos a través de componentes de robótica educativa.

Divididos en tres grupos de trabajo, cada uno de ellos abordan diferentes fuentes de energías alternativas, como la solar y la eólica. De esta manera, guiados por un docente y con equipamiento propio del Centro Tecnológico Comunitario (CTC) de la UTN Avellaneda, los alumnos ya se encuentran trabajando sobre el armado de un robot autónomo móvil que opera con una celda solar, otro que se acciona con un servomotor generador de energía eléctrica y un tercer equipo que incluye una torre eólica.

Cabe destacar que esta es la primera experiencia a nivel local que integra educación especial y robótica, sumando el trabajo articulado entre diferentes escuelas de la comunidad y una institución de educación superior, todas ellas de gestión estatal.